• 1

ofrendaviuda(Marcos 12:41-44; Lucas 21:1-4)

Introducción

Creo que este pasaje es uno de los más sencillos, profundos y preciosos de la Escritura. Trata de una viuda muy pobre que ni siquiera sabemos su nombre, pero que en todo amante de la Palabra es muy bien conocida.

Solamente se nos relata este pasaje en dos de los evangelios, Marcos y Lucas.

Hay muchos cristianos que piensan erróneamente en que Dios no tiene interés en nuestro dinero o posesiones. Que eso son temas demasiado mundanos como para que Dios se preocupe de ellos. Pero desde la primera familia que existió, siempre ha habido una estrecha relación entre el hombre, sus posesiones y su Dios. Somos mayordomos de todo lo que Dios nos da. ¿Qué es eso de mayordomos? Es una persona a quien se le ha confiado la administración de la propiedad de otro:”Todo es de Dios y de lo recibido de tu mano te damos” (1ª Crónicas 29:14).

Veamos el contexto del pasaje. En los versículos anteriores vemos a Jesús en el templo enseñando a la gente, pero a la vez se le acercaban los sacerdotes, escribas y ancianos (Marcos 11:27), después fueron enviados fariseos y herodianos (Marcos 12:13), después uno de los escribas (Marcos 12:28). Todos ellos no tenían deseo realmente de conocer a Jesús, sino de pillarle en algún pecado o contradicción, pero por supuesto no pudieron. Jesús enseñaba a sus discípulos que se guardasen de la hipocresía de los escribas y fariseos (Marcos 12:38-40).

Quizás como contraste de que estos devoran las casas de las viudas, aparece esta pobre viuda echando su ofrenda en el templo.

La ofrenda de la viuda

¿Dónde estaba Jesús? Sentado delante del arca de la ofrenda. Este nombre del arca de la ofrenda era dado por los rabinos a 13 arcas o cajas de bronce, en las cuales la gente echaba sus ofrendas. Estas “arcas” se llamaban “trompetas” porque tenían forma de trompeta, con una boca grande en la parte de arriba. Así cuando la gente echaba sus monedas, sonaban al caer, y por ellos se podía saber más o menos cuánto echaban, por el ruido de las monedas.

Cada caja tenía una inscripción con el nombre para lo cual se iba a destinar el dinero de esa ofrenda en el templo: leña, animales, utensilios, incienso, sacrificios, etc.

¿Qué hacía Jesús? Estaba mirando cómo la gente echaba su dinero en el arca. No simplemente una mirada casual, sino observando con atención v.41. Jesús vio el contraste de muchos ricos y su ofrenda, con la ofrenda de una pobre viuda. Esta pobre mujer solo echó dos blancas o un cuadrante que es lo mismo. Significa una moneda muy pequeña, quizás la más pequeña en circulación en ese momento. Marcos explica el término griego, blancas, por uno en latín, el cuadrante, que equivalía a la cuarta parte de un “as” romano, que era a su vez la décima parte de un denario. Su ofrenda era casi nada, de lo más pequeño a los ojos de los hombres, aunque para Jesús fue digno de mencionar, porque llamó a sus discípulos para enseñarles que lo importante no es la cantidad sino el coste y el sacrificio que implica esa ofrenda.

Quiero que notemos que Jesús no habló con la viuda, quizás ella ni se dio cuenta que Jesús la miraba, pero Él, siendo Dios como era, sabía sin hablar con ella que era viuda y sabía que echó solo dos moneditas. Ella no fue diciendo que era todo lo que tenía, pero Jesús que conoce todo, y digo todo, conocía que era todo lo que tenía la viuda. No nos engañemos, nos podemos engañar los unos a los otros, pero a Dios, no! Él sabe lo más íntimo o secreto de nuestros corazones. Él sabe nuestras motivaciones y nuestras acciones por pequeñas que sean. Él te conoce al 100%.

Todos los ricos echaron de lo que les sobraba mucho dinero, pero no les costaba, no hubo sacrificio alguno, sin embargo la viuda echo muy poco en cantidad, pero echó TODO lo que tenía, que comparado con lo de los ricos era todo su capital para poder mantenerse.

Esta viuda era muy pobre, pero era rica para con Dios. Jesús nos muestra dos tipos de riquezas en su Palabra: “No os hagáis tesoros en la tierra …, sino haceos tesoros en el cielo” (Mateo 6:19-20). Esta viuda echó su ofrenda por fe. Ella sabía que Dios proveería para ella de todo lo necesario, ella antepuso su bienestar espiritual al material.

Ahora bien, ¿Está aquí enseñando Jesús que tenemos que darlo todo y quedarnos sin nada? No, no dice que esté mal ganar o ahorrar dinero, ya que otros pasajes de la Palabra de Dios nos enseñan que debemos de hacerlo, sino que este pasaje nos enseña que no debemos mirar la cantidad que ofrendamos a Dios sino la actitud y la motivación del corazón.

¿Por qué debemos dar?

- Porque nosotros mismos con todo lo que tenemos, pertenecemos a Dios.

- Porque Dios lo manda. No es un asunto de preferencia o propia voluntad, Dios lo ordena (1ª Corintios 16:2).

- Porque Dios nos dio a su Hijo (2ª Corintios 8:9).

¿Quiénes deben dar?

Todo el pueblo de Dios. En el Antiguo Testamento el pueblo de Israel estaba obligado a dar, y en nuestro tiempo son los verdaderos creyentes los que han de ofrendar.

¿A quién debemos dar?

- Al Señor en primer lugar (2ª Corintios 8:5).

- A los que predican el evangelio. Sin medios económicos es imposible evangelizar el mundo. Si creemos en la salvación de las almas, tenemos que proveer para ello (1ª Corintios 9:9, 14).

- Para el mantenimiento de la iglesia local, al igual que en el Antiguo Testamento lo hacían para mantener el templo.

- Para los necesitados (Deuteronomio 15:7-11) y las viudas que en verdad lo son. A esto Pablo se refería a las que de verdad no tienen familiares o hijos que las puedan socorrer, porque si tienen familia la familia es responsable de mantenerles para no cargar a la iglesia (1ª Timoteo 5:16, 8).

¿Cuánto debemos dar?

- En el Antiguo Testamento, bajo la Ley de Moisés: el pueblo de Israel estaba obligado a dar el diezmo, o sea, la décima parte de lo que uno tenía (Levítico 27:30-32). También había otras ofrendas que eran voluntarias, para el Tabernáculo, su construcción (Éxodo 25:2). La idea del diezmo está incluso mucho antes que la Ley de Moisés. Ya Abraham dio sus diezmos a Melquisedec, sacerdote de Dios (Génesis 14:18-20).

- En el Nuevo Testamento, bajo la Ley de Cristo: Con la venida de Cristo su muerte y su resurrección, con el comienzo de la iglesia primitiva ¿qué encontramos? Que cada uno dé cómo propuso en su corazón (2ª Corintios 9:7; 1ª Corintios 16:2), y cada uno de vosotros ponga algo aparte. En ningún lugar se menciona el diezmo en el Nuevo Testamento, pero si bajo la ley se daba el diezmo, ahora que estamos bajo la gracia ¿vamos a dar menos que eso? De gracia recibisteis, dad de gracia (Mateo 10:8). Si Dios ha dado a lo más precioso que era su propio Hijo por ti, ¿cuánto más no le vamos a dar nosotros como agradecimiento? Creo que el verdadero creyente debe dar más del diezmo.

El bien conocido Juan Wesley dijo:”Obtén todo cuanto puedas, ahorra todo cuanto puedas, da todo lo que puedas”.

No debemos preguntarnos ¿cuál es el mínimo? Sino ¿cuánto más puedo dar?

- Debemos ofrendar según Dios nos haya bendecido y según nuestra posibilidad (Deuteronomio 16:17), según pueda (Levítico 14:30) y conforme a lo que tenía (Hechos 11:29; 1ª Corintios 16:2).

- Debemos ofrendar nada menos que lo mejor (Malaquías 1:7,8,14).

- Los israelitas fueron bendecidos cuando daban sus diezmos y ofrendas. También se le puede robar a Dios (Malaquías 3:8-10).

- El ofrendar no es solo una responsabilidad, es un gran privilegio.

- Frecuentemente, la fidelidad en la mayordomía acarrea bendiciones de muchas clases (Proverbios 3:9-10; Salmos 41:1; Malaquías 3:10).

¿Cómo debemos dar?

Para terminar, veamos los motivos para ofrendar, que al final es lo que a Dios le interesa, tu corazón, tu motivación al ofrendar. Las Escrituras ponen un gran énfasis sobre la manera, la forma en la que damos:

- Alegremente (2ª Corintios 8:2-3; 9:7), no a regañadientes ni por obligación.

- Sacrificadamente (2ª Corintios 8:2-3). Tenemos un ejemplo muy bueno en nuestro pasaje de la viuda pobre, porque dio todo lo que tenía, aunque en cantidad era insignificante, no lo era en costo. Mucha gente piensa que ya daré al Señor cuando sea rica, cuando tenga un extra, cuando me vayan bien los negocios etc. Es un error, si no empiezas ya, en la condición en la que estés, nunca lo harás.

- Con prontitud, sin dilaciones (2ª Corintios 8:10-11).

- Generosamente (2ª Corintios 9:5-6), no seamos tacaños a la hora de ofrendar.

- Voluntariamente de corazón (Éxodo 25:2; 1º Crónicas 29:9)

- Secretamente (Mateo 6:2-4) Cuanta gente da para que le digan que bueno o generoso es. Aquí está la clave, cuando des algo, que tu izquierda no sepa lo que hace tu derecha y viceversa, porque si no, estamos actuando como los fariseos y los hipócritas.

Pensamiento final

Si todos los creyentes en el mundo dieran de acuerdo a la Palabra de Dios, la obra de Dios se multiplicaría. Habría más pastores en iglesias que no tienen, enviaríamos a más misioneros a otros países, habría más locales de iglesias, más grandes y mejor acondicionadas, tendríamos más Biblias para repartir, habría menos necesitados en las congregaciones, y habría más almas salvadas!

Que el Señor nos de el gozo de poner en práctica esta enseñanza tan importante en la iglesia.

Si quieres cosechar abundantemente, debes de sembrar primero abundantemente. Recuerda que “Más bienaventurado es dar que recibir”.



 Últimos artículos


Mateo 16:26

Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Lo que me está diciendo tu palabra aquí es que mi alma vale m&aacut...

Mateo 15:12-14

Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. ...

Mateo 14:23

Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. No sé si Mateo al decirnos que Jesús “estaba allí solo” nos quiere indicar un deseo buscado y aprec...

Mateo 13:33

Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado. Me gusta meditar en tus parábolas, Señor, porque entr...

Mateo 12:30

El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama Señor, nos dejas poca alternativa, o es uno o es lo contrario, no hay neutralidad. No hay lugar para estar sin ti, para el “no sabe no responde”. O ...

Mateo 11:28

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Últimamente ha venido este versículo a mi mente, a mi corazón y a mis labios, aunque no sé si en este orden y en todas su...

Mateo 10:7-8

Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. También yo podría tomar esta comisión a los 12 ...

Mateo 9:13

Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento. ¿Es posible que se dé entre nosotros cristianos hoy este peligro como tú n...

Mateo 8:21-22

Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme, deja que los muertos entierren a sus muertos. Tengo que confesarte que me costaría entender es...

Mateo 7:7

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Quiero aferrarme en esta mañana a este versículo y su contexto (v.7-12) con todas mis fuerzas ¡Necesito tanto oír de tus labios, Se&nti...

Mateo 6:1

Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. Ayer me decías que fuera luz a otros con buenas obras (5:16) y h...

Mateo 5:16

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Señor me pides aquí cosas muy difíciles o al menos así me parece, au...

Mateo 4:1,7

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Señor, llevaste por medio de tu Esp&i...

Mateo 3:8

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento. Juan el Bautista preparaba el camino de Cristo, el Rey, predicando el arrepentimiento (v.2-3). Al ver que venían fariseos y saduceos, es decir religiosos, celosos, que no quiere decir que fueran ...

Mateo 2:4

Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. La actitud de Herodes me hace pensar en lo oscuro y malvado que puede llegar a ser el corazón en sus r...

Mateo 1:23

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo. Y llamarás su nombre manuel, que traducido es: Dios con nosotros. Si importante es el nombre de Jesús, Cristo (1:1; 21) ¡Cuánto más el de Eman...

Deuteronomio 29:29

Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley. En verdad pienso en esta hora que tú, Señor, tienes ...

Deuteronomio 28: 63

Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ...

Deuteronomio 15: 11

Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra. Gracias Padre por recordarme esta dura y cruda verdad, hoy que veo como tu mano...

Deuteronomio 12: 32

Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás. Me lo repites, Señor (4:2) (Ap. 22:18s), viene constantemente a mi memoria. Necesito recordármelo muchas veces por la facil...

Deuteronomio 10: 12, 16, 21

Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; Circunc...

Deuteronomio 6: 4 – 9

Oye Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;...

Deuteronomio 4: 7-8

Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como...

Números 30: 2

Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca. ¿No fue mi conversión como un voto, un...

Números 27: 13

Y después que la hayas visto, tú también serás reunido a tu pueblo, como fue reunido tu hermano Aarón. Debió de ser duro para Moisés que después de aquellos 40 años de fiel pero duro ser...

Números 23: 19

Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? Tu palabra me dice a la vez que tú no mientes ni te arrepientes y que yo, como se...

Números 15: 39

Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra, y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os pros...

Números 6: 22 – 27

Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos y diles: así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostr...

Un Rey salvador

Jesús era, y es, precisamente lo que la Biblia dice que Él es, Dios hecho hombre. Todos los reyes que conocemos a lo largo de la historia sabemos que un día fueron bebes, es decir, fueron bebes que se convirtieron en reyes. Pero ...

Culto de Navidad

Quedan cordialmente invitados al "Culto de Navidad" que tendremos en la Iglesia Evangélica de la Calle Sta. Teresa, 7 de Ciudad Real a cargo del pastor Andrés Birch. También habrá una participación de los ni&...

Levítico 26: 11 – 12

Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará; y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Señor, eres una fuente de bendiciones para tu pueblo, y porqu...

Levítico 20: 26

Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos. ¡Cuántas veces me repites a mi corazón por medio de tu palabra que sea santo! (11:44; 19:...

Levítico 10: 1-2

Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mando. Y salió fuego de...

Éxodo 40: 34

Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. Después de darle a Moisés, tu siervo, todas las instrucciones y él de cumplirlas, tu glor...

Éxodo 35: 30 – 31

Y dijo Moisés a los hijos de Israel: Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte...

Éxodo 32: 11 – 13

Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? &i...

Éxodo 28: 3

Y tú hablarás a todos los sabios de corazón, a quienes yo he llenado de espíritu de sabiduría, para que hagan las vestiduras de Aarón, para consagrarle para que sea mi sacerdote. Señor, tú lle...

Éxodo 19: 4 – 6

Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro ...

Éxodo 16: 14ss

Y cuando el rocío cesó de descender; he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra. ¿Qué es esto? (v.15) (manna). Tuvo que ser sorprendente ver el cielo del de...

Éxodo 14: 4, 8, 17.

Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Jehová. Y ellos lo hicieron así. Y endureci&...

Éxodo 2: 24-25

Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios. Miro a mi alrededor y veo muchas ideas de Dios, de cómo debes de ser, aun...

Éxodo 1: 21

Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias. La historia de las parteras me resulta algo desconcertante y a la vez alentadora. La Escritura da poca información sobre su fe. Por sus nombres parecen egipcias (...

Génesis 50: 19-21

Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pue...

Génesis 29: 31

Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril. Son extraños para nosotros hoy estos acontecimientos de oriente de hace varios miles de años. No quiero juzgarlos, pero sí me maravil...

Génesis 26: 24, 28 – 29

Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y yo bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo. Y ellos respondieron:...

Zaqueo

Seguro que hay alguien a quien te gustaría conocer porque es tu ídolo, porque admiras mucho o porque has oído hablar de él. ¿Qué pasaría si un día te viera y te dijera que quiere alojarse en tu ...

No seas neutral

“Maldecid a Meroz, dijo el ángel de Jehová; maldecid severamente a sus moradores, porque no vinieron al socorro de Jehová, al socorro de Jehová contra los fuertes” (Jueces 5:23) Este versículo est&aacu...

Génesis 19:16

Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad. ¡Cu&aac...