• 1

Números 23: 19

num 23Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Tu palabra me dice a la vez que tú no mientes ni te arrepientes y que yo, como ser humano sí lo hago.

Sé que ha habido ocasiones en que tú has cambiado de obra u opinión porque cambiaron las circunstancias que lo condicionaban (Ex.32:14), pero a lo que te refieres es que yo puedo decir una cosa por otra, que soy mudable y mi corazón caprichoso, o que las circunstancias y personas lo sean y yo me deje influenciar por ellas. ¡Cuántas veces me temo, dije sí, cuando era no, y no, cuando era sí! ¡Cuántas veces hablaba con mi boca lo que no pensaba con mi mente o habla mi corazón inestable!¡

Pero tú Señor, eres firme, tu palabra no cambia y tus promesas o advertencias no pasan.

En este día necesito andar en suelo firme y descansar en roca fuerte y ese suelo y roca solo puedes ser tú.

¿Qué será mañana, y qué me deparará el nuevo día? Qué importa si en él estás tú y a ti puedo venir a buscar refugio seguro.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo