• 1

nieve(Ester 1:1-22)

Introducción:

Algunos personajes bíblicos son como los cometas que se acercan a la Tierra, son visibles por un breve tiempo, y luego desaparecen para no volver jamás. ¿De dónde vienen, adónde van? Nadie lo sabe. Así ocurre con nuestro personaje de hoy, la reina Vasti. No sabemos mucho de ella, pero el único acontecimiento que tenemos de ella, nos revela una persona íntegra y valiente. Se nos narra su historia en el libro de Ester.

El libro de Ester es una historia verídica, real. Ha habido gente que han querido quitar este libro de la Biblia porque curiosamente no se menciona el nombre de Dios en ninguna parte, ni se habla de la salvación propiamente dicha, ni del cielo ni del infierno etc. Pero eso no quita que en el libro se vea la mano invisible de Dios controlando las circunstancias de la historia y, protegiendo a su pueblo del exterminio total.

Después de que los israelitas fueron llevados en cautiverio a Babilonia, ésta fue conquistada por Persia y muchos judíos fueron dispersados por el mundo. Ester era una de las israelitas llevadas en cautiverio a Persia. Sin embargo el libro de Ester no empieza con ella, sino con la historia de Vasti.

Las fiestas v.1-9:

El rey Asuero (Jerjes) era rey de Persia y su mujer, la reina, era Vasti. Este Asuero era hijo de Darío y nieto de Ciro, el persa, los dos se mencionan en la Biblia.

Asuero era el monarca más poderoso de su tiempo, reinaba sobre 137 provincias. Persia fue un poder mundial hasta el año 330 a.c., fecha en la que fue conquistada por Alejandro Magno.

En este ambiente de riqueza y esplendor, Asuero hizo un banquete para los príncipes y nobles de sus provincias. ¡La fiesta duró seis meses! durante la cual mostró las riquezas de su reino, toda la gloria y poder de su reinado.

Para finalizar este espléndido banquete, hizo otro por siete días en el patio del huerto del palacio real. Esta vez era para todos los habitantes de la capital del imperio, la ciudad de Susa. Había comida y bebida para todos y sin límites. ¡Qué derroche!

También la reina Vasti por su cuenta hizo otro banquete para las mujeres. No era de etiqueta que estuvieran juntos los hombres con las mujeres, por eso Vasti estaba en el palacio pero en los aposentos para las mujeres. Ni siquiera podía estar con su marido el rey hasta que él no la llamara.

Así que, se celebraron tres fiestas en el palacio del rey, mostrando su esplendor, gloria y riquezas. Hasta los vasos y las copas eran de oro y de plata.

Hoy día podemos aplicar esto a cómo gastamos nuestros bienes y posesiones. Qué actitud tenemos cuando mostramos nuestras posesiones y hablamos de ellas. Debemos tener una actitud humilde y de agradecimiento a Dios, porque todo lo que tenemos viene de Él.

La petición del rey v.10-12:

El último día de la fiesta como guinda al pastel, mandó a sus eunucos (hombres castrados, con la obligación de cuidar al harén de mujeres del rey) que le trajeran a la reina Vasti con la corona, para mostrar la gran belleza de su mujer. Fue una petición necia y como consecuencia de mucho vino. Tenemos que tener cuidado con la bebida, ha destruido muchas vidas y hogares (Pr. 20:1; Efe. 5:18; Gá. 5:21).

Si el rey no hubiera estado bebido seguro que no le hubiera pedido eso a la reina. Era cosa muy vergonzosa para una mujer aparecer sin velo ante cualquier otro hombre que no fuese su marido. Era una humillación para Vasti y ella se sentía como que la estaba exhibiendo como otra de sus posesiones.

La negativa de Vasti:

Hasta donde sabemos, Vasti no adoraba a Dios y por lo tanto era unareina pagana. Sin embargo su firma convicción y su modestia pueden avergonzar a muchos cristianos hoy día. Vasti tomó una rápida decisión. Defendió su honor como mujer y como reina. Rebajarse para exhibirse como una vulgar mujer, no era digno de ella. Pese a las consecuencias, prefirió arriesgarlo todo antes de torcer su concepto de rectitud y pureza. Por lo tanto se negó a obedecer al rey.

¡Qué lección aprendemos aquí! Hay veces como creyentes que aunque perdamos cosas materiales o posición, tenemos que ser fieles a nuestros principios cristianos, aunque el coste a veces sea muy caro, algunos incluso lo han pagado con su propia vida. Tenemos que ser fieles hasta la muerte. Tenemos que aprender a decir que “no” a muchas cosas, tener las ideas y convicciones firmes. Tenemos ejemplos como José, Moisés etc.

Las consecuencias de su negativa v.13-22:

Buscando consejo de los sabios, el rey decide destituir a Vasti de la corona y los sabios le aconsejan hacer un decreto, una ley, que se de a conocer por todo el reino para que no haya una revolución femenina con respecto a sus esposos. El rey lo acepta y lo da a conocer al pueblo. De un solo golpe a Vasti se la despojó de sus honores como reina, echada del palacio y relegada a una celda en el harén real. Su negativa le costó todo, pero pudo conservar su honor y virtud.

Alguien podía decir que ¿no es cierto que la Biblia enseñe que las mujeres tienen que someterse a sus esposos? ¿No es esto una contradicción? La obediencia está limitada siempre por la Palabra de Dios (Hch. 4:19).

Debemos tener suficiente valor para ir contra corriente y saber decir “no”. Ojalá haya muchas Vastis modernas que se negó a tal petición y que estemos dispuestas a pagar cualquier precio por mantener la verdad y las virtudes cristianas. Vasti, aun siendo pagana, es un buen ejemplo para nosotras.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Proverbios 21: 11

Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio;  Y cuando se le amonesta al sabio, aprende ciencia. No termino de saber a quién aplicar estas palabras tuyas, pero aun así, sé que por ellas me estás...

Proverbios 20: 6

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Según entiendo estas palabras tuyas, el hombre de verdad, no aparente, sin engaño, a tus ojos, es el hombre bondado...

Proverbios 19: 3

La insensatez del hombre tuerce su camino,  Y luego contra Jehová se irrita su corazón. Con qué facilidad tendemos a echarte a ti la cumpla de todo lo que nos pasa, incluso nosotros tus hijos, y eso que sabemos de tu t...

Proverbios 18: 14

El ánimo del hombre soportará su enfermedad;Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado? Debo y quiero tomarme estas palabras como una medicina, un remedio eficaz para el tiempo de necesidad, pues eres tú...

Proverbios 17: 15

El que justifica al impío, y el que condena al justo, Ambos son igualmente abominación a Jehová. Me sorprenden estas palabras, Señor, pues tú pareces actuar contrario a ellas. Dices que tú aborreces a...

Campamento de verano 2018

¡Ya está abierto el plazo para la inscripción de los Campamentos de verano 2018! Una nueva experiencia para que disfrutes en plena naturaleza, mientras convives con los muchos amigos y amigas de tu entorno e incluso de diferentes ...

Proverbios 16: 6

Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal. ¡Cómo me identifico con estas palabras tuyas! Fue así como trataste conmigo en un principio y es así como...

Proverbios 15:13

El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate. Señor, espero que no te ofenda en esta mañana al pensar que me hacen gracia estas palabras tuyas. Es un método ...

Proverbios 14:29

El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad. En esta mañana me dejas para meditar el asunto de la ira, que es muy común a lo largo de toda tu palabra, para bi...

Proverbios 13:17

El mal mensajero acarrea desgracia;  mas el mensajero fiel acarrea salud. Esta mañana me veo como mensajero tuyo, Señor, todo creyente lo es por ser testigo de lo que has dicho y lo que has hecho (Mr.5:19-20) (Luc.24:46-47). ...

Proverbios 12:10

El justo cuida de la vida de su bestia;  mas el corazón de los impíos es cruel. Justo hace unos días leí un libro sobre el uso y maltrato animal y su lectura aún está en mi memoria, y la preocupaci...

Proverbios 11:24

Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. ¡Mejor repartir que retener! Qué fácil es aprender este principio que me das hoy, pero qu...

Proverbios 10:26

Como el vinagre a los dientes, y como el humo a los ojos, así es el perezoso a los que lo envían. Son muchas las veces que nos adviertes en tu libro sobre la pereza (6:6; 15:4; 19:24…). Hasta doce veces he contado. Debe se...

Proverbios 9:8-9

No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará. Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber. ¡Cuántas veces he experimentad...

Proverbios 8:36

Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; todos los que me aborrecen aman la muerte. En realidad, Padre, todo pecado es contra ti, sea en mis obras, palabras, pensamientos y deseos; y por tanto, según lo que me dices aquí...

Proverbios 7:2-3

Guarda mis mandamientos y vivirás,  y mi ley como las niñas de tus ojos. Lígalos a tus dedos;  escríbelos en la tabla de tu corazón. Al meditar en estas líneas de tu palabra, Se&ntil...

Proverbios 6:32

Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace. Señor debes de encontrar el adulterio como algo muy terrible a tus ojos, solo por ver las veces que nos adviertes, o quizá también por...

Proverbios 5:18-19

Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre. Quiero darte gracias, Dios mío...

Proverbios 4:23

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Me levanto cada mañana con una lista de tareas en mi mente y un montón de preocupaciones. En todas ellas quiero lo mejor y, por eso, te pido sie...

Proverbios 3:12

Porque Yahveh al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere. Pocas veces en mi vida he sentido tu castigo sobre mí, Padre, y sé que esto no es porque yo no lo mereciera, sino porque tú eres paciente y misericordi...

Proverbios 2:17

La cual abandona al compañero de su juventud, Y se olvida del pacto de su Dios. Sé que debo entender aquí que lo que se aplica a esa mujer, se puede aplicar a mí. Abandonar a la compañera de mi juventud, el ...

Proverbios 1:7

El principio de la sabiduría es el temor de Yahveh; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Gracias Padre que me permites comenzar esta parte de tu palabra con esta verdad tan esencial en todas las ár...

Salmos 119:28

Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra. Me es difícil escoger un versículo de este salmo que pueda resumir los beneficios de tu palabra y mi amor por ella. Al final me decido por este para este ...

Salmos 118:6

Yahveh está conmigo; no temeré Lo que pueda hacer el hombre. Padre, ¿puedo hacer mía hoy esta afirmación? ¿Puede cada creyente, sin depender de su estado o circunstancia, afirmar que tú estar&aac...

Salmos 116:15

Estimada es a los ojos de Yahveh La muerte de sus santos. No me he despertado en esta mañana con la preocupación sobre la vida y la muerte, ni con los asuntos que tengan que ver con el seguro final de mis días. ¡Hay t...

Salmos 115:1

No a nosotros, oh Yahveh, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria,  Por tu misericordia, por tu verdad. Quiero hacer mía en esta mañana esta petición, que me parece como un grito desesperado. Tiendo muchas vec...

Salmos 113:5-6

¿Quién como Yahveh nuestro Dios, Que se sienta en las alturas, Que se humilla a mirar  En el cielo y en la tierra? Quiero tomar conmigo esta pregunta, que más que pregunta es una afirmación, pues antes...

Salmos 108:1

Mi corazón está dispuesto, oh Dios;  Cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria. Quiero tener esta misma actitud hoy, Padre, mi corazón dispuesto para alabarte y darte gloria. Razones no me faltan, acas...

Salmos 106:23

Y trató de destruirlos, De no haberse interpuesto Moisés su escogido delante de él. A fin de apartar su indignación para que no los destruyese. Mirando hacia atrás, como hace este salmo, me doy cuenta de...

Salmos 103:13

Como el padre se compadece de los hijos,  Se compadece Jehová de los que le temen. Por ser tú quién eres, Dios mío, sé que siempre eres justo en lo que haces, en lo que das y en lo que quitas, que eres le...

Salmos 100:1-2

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Yahveh con alegría;  Venid ante su presencia con regocijo. Quiero comenzar el día con este mismo deseo del salmo y te pido, Señor, que me ayudes. No...

Salmos 94:18

Cuando yo decía: Mi pie resbala,  Tu misericordia, oh Yahveh, me sustentaba. Las experiencias buenas y malas se han entremezclado siempre en mi vida. La herida con la medicina, lo amargo con lo dulce, la tristeza y la alegría...

Salmos 90:12

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría. Quiero también hacer mía esta petición. Enséñame, Padre mío, a contar mis días...

Salmos 84:10

Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad. Tengo que reconocer que estas palabras parecerían exageradas o absu...

Salmos 80:19

¡Oh Yahveh, Dios de los ejércitos, restáuranos! Has resplandecer tu rostro, y seremos salvos. Por tres veces haces repetir esta frase a tu siervo, para que quede clara en nuestra retina (v.3, 7, 19) y conforme progresa el sa...

Salmos 78:34-35

Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios;  Entonces se volvían solícitos en busca suya, Y se acordaban de que Dios era su refugio,  Y el Dios Altísimo su redentor. Se me presentan en este d&ia...

Salmos 76:7

Tú, temible eres tú; ¿Y quién podrá estar en pie delante de ti cuando se encienda tu ira? La gente tiene un pobre concepto de ti, Dios mío. Te imaginan débil, consentidor de todo o incluso indiferen...

Salmos 73:22-23

Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti. Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha. Me es difícil en esta mañana escoger unos versículos de todo el salm...

Salmos 69:5-6

Dios, tú conoces mi insensatez, Y mis pecados no te son ocultos. No sean avergonzados por causa mía los que en ti confían, oh Señor Yahveh de los ejércitos; No sean confundidos por mí los que t...

Sufrió y murió

¿Por qué sufrió y murió el Justo? Una de las objeciones más comunes a la fe cristiana es la de la existencia del mal en este mundo. Cuando contemplamos la terrible muerte de niños y mujeres, y el atroz sufri...

Salmos 63:3

Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. No puedo imaginar mi vida, con todo aquello hermoso que me rodea: mi esposa, familia y amigos. La vista no se cansa de ver tanta luz y colores, el paladar me hace disfr...

Salmos 62:1

En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación. Son cuatro veces en este salmo que se repite “solamente” (v.1,2,5,6) y creo, Señor, que quieres decirme algo en esta noche. No es sufi...

Salmos 53:1

Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad; No hay quien haga bien. Cada vez se hace más patente esta realidad en esta generación. En un principio estaba sorprendido de que t...

Salmos 50:14-15

Sacrifica a Dios alabanza,  Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré y tú me honrarás. Tres cosas concretas me pides, Dios mío, en estas l&iacu...

Salmos 37:16-17

Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores. Porque los brazos de los impíos serán quebrados; Mas el que sostiene a los justos es Jehová Quiero, Señor, que esto sea así en mi vid...

Salmos 36:7

¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas. Sí, no hay joya más preciosa para mí en esta mañana que tu misericordia. Puede que en otro ...

Salmos 34:8

Gustad, y ved que es bueno Yahveh;  Dichoso el hombre que confía en él. Quiero que me ayudes, Señor, a aplicar estas palabras tuyas de mejor manera en los días venideros. Quiero hablar a la gente de lo bueno que...

Salmos 32:5

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Yahveh; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. No he llegado a valorar en toda su amplitud esta bendición que me das, que ...