• 1

Mateo 7 21 1000x400(Mateo 7:21-23)

Introducción

He escogido este pasaje porque quiero que nos examinemos cada una a la luz de lo que dice. Son unos versículos muy solemnes y que incluso asustan ¡Habrá mucha gente que piensan estar en el cielo y que se quedarán fuera! “Muchos” v.22.

Hace varias semanas, una persona de la iglesia después de oír la predicación, me comentó que quizás ella no era una verdadera creyente. Y yo enseguida le dije que sí, que claro que sí era. Lleva muchos años en la iglesia, es bautizada, muy fiel etc. Pero creo que mi primera reacción fue muy precipitada, y recapacitando, cambié de dirección y en vez de asegurarle de que sí que era una verdadera creyente, le presenté de nuevo el evangelio y la confronté con lo que implica ser un verdadero creyente.

Esto puede ser un peligro, tener una falsa seguridad de tu propia salvación. Fijaros el contexto de estos pocos versículos. Los versículos anteriores hablan de entrar por la puerta estrecha y que son pocos los que la hallan. También nos alerta de los falsos profetas, que tienen apariencia de cristianos y santos, pero son lobos y por sus frutos se conocerán. Los versículos siguientes de nuestro pasaje nos describen a dos hombres que construyeron su casa, o sea, su vida, sobre diferentes fundamentos, la roca y la arena. Aparentemente son iguales, quizás construyeron con los mismos materiales las casas, pero sus cimientos eran totalmente diferentes.

Por lo tanto, muchos llamados cristianos, que están con los cristianos verdaderos, que conviven con ellos, hablan como ellos, y tienen sus Biblias y las leen, van a la iglesia, y todos parecen igual, pero muchos, no entrarán en el reino de los cielos.

Quiero que no vivamos engañados y que analicemos dónde está basada nuestra casa, si en verdad estoy construyendo sobre la roca. Apliquemos estos versículos a nuestra propia vida. Las personas a las que se dirige nuestro Señor, no eran ateos, o personas que abiertamente no querían saber nada de Dios, ni de su reino. Al contrario, eran personas que aparentemente creían en Dios, confiaban en Él. Habían crecido con el trigo, parecían trigo, pero en realidad eran cizaña, “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Vamos a ver varias características de estas personas:

1) Eran personas que tenían una buena doctrina.

Hay muchas personas que tienen un conocimiento de la Palabra muy grande. Tienen una fe muy ortodoxa, v.21. Saben quién es Dios y su Hijo Jesús. Creen que Jesús es el salvador del mundo, pero ellos mismos no son salvos. ¿Cómo puede ser esto? (Santiago 2:19) “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Los demonios conocen la Biblia mejor que tú, creen más que tú, pero tiemblan, no son salvos.

Otro ejemplo lo tenemos con el endemoniado gadareno (Marcos 5:7). El endemoniado reconocía que Jesús era el Hijo del Dios Altísimo, ¡cuánta doctrina, que buena teología!, pero la teología y el conocimiento no te salva. No estoy diciendo que la teología y el conocimiento sean malos, al contrario, deberíamos estudiar más teología y doctrina, pero eso no te llevará al cielo. Lo que te salva no es saber de Dios o de Jesús sino conocerle, o mejor dicho que seas conocido por Dios (Mateo 7:23) “Nunca os conocí”.

2) Eran personas que tenían muchas emociones espirituales.

Estas personas religiosas se emocionaban y se llenaba su boca con el nombre del Señor. Mirad que le llaman dos veces “Señor, Señor” v. 21-22. Hay algunos ejemplos en la Biblia cuando Dios mismo llama a personas mencionando su nombre dos veces. Cuando Abraham va a sacrificar a su hijo Isaac (Génesis 23:11), Moisés en la zarza (Éxodo 3:4), cuando Jesús habla con Marta (Lucas 10:41) porque está muy afanada, y el ejemplo supremo está en la cruz, cuando Jesús mismo llama a su Padre (Mateo 27:46) “Elí, Elí, Dios mío, Dios mío”. Todos estos ejemplos nos hablan de tener una relación con Dios muy íntima, estrecha. Tuvieron experiencias y emociones con Dios muy importantes, que jamás olvidarían.

Los sentimientos son muy importantes, debemos sentir la vida cristiana. Pero no debemos basar nuestra fe y relación con Dios en los sentimientos y emociones, sino en Cristo. Pensar que allá donde hay muchos sentimientos, no quiere decir que allí está el Espíritu Santo. Por ejemplo, si vamos a un concierto de música, las emociones y los sentimientos están a tope, afloran al máximo, pero eso no quiere decir que allí está el Espíritu Santo.

Las personas que basan su fe como estas, en sus emociones, ¿qué pasa cuando no sienten nada? ¿Han perdido la salvación? Cuando dicen “El culto no me emociona, el Espíritu Santo no está aquí, ya no siento a Dios como antes, etc.”. Las emociones nunca están satisfechas, siempre quieren más. No confundamos, el Espíritu Santo te mueve a emociones, pero no todas las emociones son del Espíritu Santo. El Espíritu Santo te va a hablar por la Palabra de Dios, Él va a actuar a través de ella, pero no a través de las emociones.

Muchos decían “Señor, Señor”, pero Jesús les dijo, “nunca os conocí”.

3) Eran personas que hicieron muchos milagros y señales.

Fijaros en el v. 22, si lo sacáramos fuera del contexto, diríamos que está hablando de un apóstol o un verdadero creyente ¿verdad? “¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? ¿Cómo no vamos a ser salvos, si hemos hecho todas estas cosas, y además en tu nombre? ¡No nos engañemos, claro que puedes tener todo esto y no ser salvo al final! Las señales y los milagros no son muestra de que somos salvos.

Veamos algunos ejemplos de la Escritura: Los hechiceros de Egipto con Moisés también convirtieron el bastón en una serpiente (Éxodo 7:11-12). En la plaga de sangre, los hechiceros de faraón también convirtieron el agua en sangre (Éxodo 7:22). Judas, el traidor también fue con los doce predicando el evangelio y haciendo milagros y señales (Lucas 9:1,6). Cuando regresan los 70 que envió el Señor a predicar de dos en dos, se gozaron de que los demonios se les sujetaban, sin embargo Jesús les dijo que no se regocijaran por eso sino de que sus nombres están escritos en los cielos (Lucas 10:17-20).

Por lo tanto tu confianza, tu fe, tiene que estar basada no en los milagros y señales que pudieras hacer, sino en Cristo, que es nuestra roca.

Todas estas personas tenían buena doctrina, buenas emociones espirituales y hasta incluso hacían milagros, pero estos no entrarán en el reino de los cielos. Todo esto lo hacían por vanagloria de sí mismos.

No le digas al Señor, “Señor, Señor” y luego no le reconoces en tu vida ni en tus caminos. “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). Debemos guardar su Palabra (1º Juan 2:3-6).

Conclusión y aplicación

Visto lo visto, solo nos queda preguntarnos, entonces ¿quién entrará en el reino de los cielos? El versículo 21 nos lo dice: El que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Juan 6:37-40). La voluntad del Padre es que creamos en su Hijo, en su sacrificio en la cruz, no en doctrinas, emociones o milagros, sino en Él como nuestro único fundamento de nuestra salvación.

Las personas del pasaje que estamos estudiando mostraban piedad, eran muy religiosas, imaginando que eran salvos, aunque su corazón no estaba allí. No tienen vida, no tienen gracia, lo que dicen son palabras vacías que vienen de corazones vacíos. Profesan creer en Cristo y viven vidas de pecado y contradicción.

En 2º Corintios 13:5, Pablo nos exhorta a examinarnos a nosotros mismos, para ver si estamos en la fe. Por lo tanto yo te reto en esta tarde a que examines tu corazón, porque lo que está en juego no es ni más ni menos que tu propia salvación o condenación, si irás al cielo o al infierno, si estarás dentro del reino o fuera. Lo único que te hace aceptable delante de Dios es una obediencia a su Palabra, que es el resultado de un arrepentimiento y fe genuina en Jesucristo.

En los versículos siguientes a nuestro pasaje, la única manera de saber qué casa tenía verdaderos cimientos, no es hasta que llega la tormenta. La tormenta manifiesta la verdad del corazón. Entonces sabremos quién es el sabio y el necio. Es como el trigo y la cizaña, solo se sabrá quién es quién en el tiempo de la cosecha, de la siega, y ese será el día del juicio. Allí se hará la separación. ¿Cuándo se enteraron estas personas tan religiosas que no entrarían en el reino de los cielos? El día del juicio, no antes (Mateo 25:32)

Se enorgullecen de su ortodoxia, pero no tienen amor por la Palabra ni por obedecerla. Si le llamas Señor, debes someterte a Él y obedecerle. Examina tu corazón con mucho cuidado.

Si eres un verdadero creyente, por los frutos se verá. Debe haber un amor por el Señor no solo de palabra sino de hechos. Debe haber santidad en tu vida y crecimiento. Solo entonces Dios podrá decirte:”Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34).



 Últimos artículos


Mateo 16:26

Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Lo que me está diciendo tu palabra aquí es que mi alma vale m&aacut...

Mateo 15:12-14

Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. ...

Mateo 14:23

Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. No sé si Mateo al decirnos que Jesús “estaba allí solo” nos quiere indicar un deseo buscado y aprec...

Mateo 13:33

Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado. Me gusta meditar en tus parábolas, Señor, porque entr...

Mateo 12:30

El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama Señor, nos dejas poca alternativa, o es uno o es lo contrario, no hay neutralidad. No hay lugar para estar sin ti, para el “no sabe no responde”. O ...

Mateo 11:28

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Últimamente ha venido este versículo a mi mente, a mi corazón y a mis labios, aunque no sé si en este orden y en todas su...

Mateo 10:7-8

Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. También yo podría tomar esta comisión a los 12 ...

Mateo 9:13

Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento. ¿Es posible que se dé entre nosotros cristianos hoy este peligro como tú n...

Mateo 8:21-22

Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme, deja que los muertos entierren a sus muertos. Tengo que confesarte que me costaría entender es...

Mateo 7:7

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Quiero aferrarme en esta mañana a este versículo y su contexto (v.7-12) con todas mis fuerzas ¡Necesito tanto oír de tus labios, Se&nti...

Mateo 6:1

Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. Ayer me decías que fuera luz a otros con buenas obras (5:16) y h...

Mateo 5:16

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Señor me pides aquí cosas muy difíciles o al menos así me parece, au...

Mateo 4:1,7

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Señor, llevaste por medio de tu Esp&i...

Mateo 3:8

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento. Juan el Bautista preparaba el camino de Cristo, el Rey, predicando el arrepentimiento (v.2-3). Al ver que venían fariseos y saduceos, es decir religiosos, celosos, que no quiere decir que fueran ...

Mateo 2:4

Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. La actitud de Herodes me hace pensar en lo oscuro y malvado que puede llegar a ser el corazón en sus r...

Mateo 1:23

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo. Y llamarás su nombre manuel, que traducido es: Dios con nosotros. Si importante es el nombre de Jesús, Cristo (1:1; 21) ¡Cuánto más el de Eman...

Deuteronomio 29:29

Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley. En verdad pienso en esta hora que tú, Señor, tienes ...

Deuteronomio 28: 63

Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ...

Deuteronomio 15: 11

Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra. Gracias Padre por recordarme esta dura y cruda verdad, hoy que veo como tu mano...

Deuteronomio 12: 32

Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás. Me lo repites, Señor (4:2) (Ap. 22:18s), viene constantemente a mi memoria. Necesito recordármelo muchas veces por la facil...

Deuteronomio 10: 12, 16, 21

Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; Circunc...

Deuteronomio 6: 4 – 9

Oye Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;...

Deuteronomio 4: 7-8

Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como...

Números 30: 2

Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca. ¿No fue mi conversión como un voto, un...

Números 27: 13

Y después que la hayas visto, tú también serás reunido a tu pueblo, como fue reunido tu hermano Aarón. Debió de ser duro para Moisés que después de aquellos 40 años de fiel pero duro ser...

Números 23: 19

Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? Tu palabra me dice a la vez que tú no mientes ni te arrepientes y que yo, como se...

Números 15: 39

Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra, y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os pros...

Números 6: 22 – 27

Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos y diles: así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostr...

Un Rey salvador

Jesús era, y es, precisamente lo que la Biblia dice que Él es, Dios hecho hombre. Todos los reyes que conocemos a lo largo de la historia sabemos que un día fueron bebes, es decir, fueron bebes que se convirtieron en reyes. Pero ...

Culto de Navidad

Quedan cordialmente invitados al "Culto de Navidad" que tendremos en la Iglesia Evangélica de la Calle Sta. Teresa, 7 de Ciudad Real a cargo del pastor Andrés Birch. También habrá una participación de los ni&...

Levítico 26: 11 – 12

Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará; y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Señor, eres una fuente de bendiciones para tu pueblo, y porqu...

Levítico 20: 26

Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos. ¡Cuántas veces me repites a mi corazón por medio de tu palabra que sea santo! (11:44; 19:...

Levítico 10: 1-2

Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mando. Y salió fuego de...

Éxodo 40: 34

Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. Después de darle a Moisés, tu siervo, todas las instrucciones y él de cumplirlas, tu glor...

Éxodo 35: 30 – 31

Y dijo Moisés a los hijos de Israel: Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte...

Éxodo 32: 11 – 13

Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? &i...

Éxodo 28: 3

Y tú hablarás a todos los sabios de corazón, a quienes yo he llenado de espíritu de sabiduría, para que hagan las vestiduras de Aarón, para consagrarle para que sea mi sacerdote. Señor, tú lle...

Éxodo 19: 4 – 6

Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro ...

Éxodo 16: 14ss

Y cuando el rocío cesó de descender; he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra. ¿Qué es esto? (v.15) (manna). Tuvo que ser sorprendente ver el cielo del de...

Éxodo 14: 4, 8, 17.

Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Jehová. Y ellos lo hicieron así. Y endureci&...

Éxodo 2: 24-25

Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios. Miro a mi alrededor y veo muchas ideas de Dios, de cómo debes de ser, aun...

Éxodo 1: 21

Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias. La historia de las parteras me resulta algo desconcertante y a la vez alentadora. La Escritura da poca información sobre su fe. Por sus nombres parecen egipcias (...

Génesis 50: 19-21

Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pue...

Génesis 29: 31

Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril. Son extraños para nosotros hoy estos acontecimientos de oriente de hace varios miles de años. No quiero juzgarlos, pero sí me maravil...

Génesis 26: 24, 28 – 29

Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y yo bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo. Y ellos respondieron:...

Zaqueo

Seguro que hay alguien a quien te gustaría conocer porque es tu ídolo, porque admiras mucho o porque has oído hablar de él. ¿Qué pasaría si un día te viera y te dijera que quiere alojarse en tu ...

No seas neutral

“Maldecid a Meroz, dijo el ángel de Jehová; maldecid severamente a sus moradores, porque no vinieron al socorro de Jehová, al socorro de Jehová contra los fuertes” (Jueces 5:23) Este versículo est&aacu...

Génesis 19:16

Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad. ¡Cu&aac...