• 1

Mateo 7 21 1000x400(Mateo 7:21-23)

Introducción

He escogido este pasaje porque quiero que nos examinemos cada una a la luz de lo que dice. Son unos versículos muy solemnes y que incluso asustan ¡Habrá mucha gente que piensan estar en el cielo y que se quedarán fuera! “Muchos” v.22.

Hace varias semanas, una persona de la iglesia después de oír la predicación, me comentó que quizás ella no era una verdadera creyente. Y yo enseguida le dije que sí, que claro que sí era. Lleva muchos años en la iglesia, es bautizada, muy fiel etc. Pero creo que mi primera reacción fue muy precipitada, y recapacitando, cambié de dirección y en vez de asegurarle de que sí que era una verdadera creyente, le presenté de nuevo el evangelio y la confronté con lo que implica ser un verdadero creyente.

Esto puede ser un peligro, tener una falsa seguridad de tu propia salvación. Fijaros el contexto de estos pocos versículos. Los versículos anteriores hablan de entrar por la puerta estrecha y que son pocos los que la hallan. También nos alerta de los falsos profetas, que tienen apariencia de cristianos y santos, pero son lobos y por sus frutos se conocerán. Los versículos siguientes de nuestro pasaje nos describen a dos hombres que construyeron su casa, o sea, su vida, sobre diferentes fundamentos, la roca y la arena. Aparentemente son iguales, quizás construyeron con los mismos materiales las casas, pero sus cimientos eran totalmente diferentes.

Por lo tanto, muchos llamados cristianos, que están con los cristianos verdaderos, que conviven con ellos, hablan como ellos, y tienen sus Biblias y las leen, van a la iglesia, y todos parecen igual, pero muchos, no entrarán en el reino de los cielos.

Quiero que no vivamos engañados y que analicemos dónde está basada nuestra casa, si en verdad estoy construyendo sobre la roca. Apliquemos estos versículos a nuestra propia vida. Las personas a las que se dirige nuestro Señor, no eran ateos, o personas que abiertamente no querían saber nada de Dios, ni de su reino. Al contrario, eran personas que aparentemente creían en Dios, confiaban en Él. Habían crecido con el trigo, parecían trigo, pero en realidad eran cizaña, “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Vamos a ver varias características de estas personas:

1) Eran personas que tenían una buena doctrina.

Hay muchas personas que tienen un conocimiento de la Palabra muy grande. Tienen una fe muy ortodoxa, v.21. Saben quién es Dios y su Hijo Jesús. Creen que Jesús es el salvador del mundo, pero ellos mismos no son salvos. ¿Cómo puede ser esto? (Santiago 2:19) “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Los demonios conocen la Biblia mejor que tú, creen más que tú, pero tiemblan, no son salvos.

Otro ejemplo lo tenemos con el endemoniado gadareno (Marcos 5:7). El endemoniado reconocía que Jesús era el Hijo del Dios Altísimo, ¡cuánta doctrina, que buena teología!, pero la teología y el conocimiento no te salva. No estoy diciendo que la teología y el conocimiento sean malos, al contrario, deberíamos estudiar más teología y doctrina, pero eso no te llevará al cielo. Lo que te salva no es saber de Dios o de Jesús sino conocerle, o mejor dicho que seas conocido por Dios (Mateo 7:23) “Nunca os conocí”.

2) Eran personas que tenían muchas emociones espirituales.

Estas personas religiosas se emocionaban y se llenaba su boca con el nombre del Señor. Mirad que le llaman dos veces “Señor, Señor” v. 21-22. Hay algunos ejemplos en la Biblia cuando Dios mismo llama a personas mencionando su nombre dos veces. Cuando Abraham va a sacrificar a su hijo Isaac (Génesis 23:11), Moisés en la zarza (Éxodo 3:4), cuando Jesús habla con Marta (Lucas 10:41) porque está muy afanada, y el ejemplo supremo está en la cruz, cuando Jesús mismo llama a su Padre (Mateo 27:46) “Elí, Elí, Dios mío, Dios mío”. Todos estos ejemplos nos hablan de tener una relación con Dios muy íntima, estrecha. Tuvieron experiencias y emociones con Dios muy importantes, que jamás olvidarían.

Los sentimientos son muy importantes, debemos sentir la vida cristiana. Pero no debemos basar nuestra fe y relación con Dios en los sentimientos y emociones, sino en Cristo. Pensar que allá donde hay muchos sentimientos, no quiere decir que allí está el Espíritu Santo. Por ejemplo, si vamos a un concierto de música, las emociones y los sentimientos están a tope, afloran al máximo, pero eso no quiere decir que allí está el Espíritu Santo.

Las personas que basan su fe como estas, en sus emociones, ¿qué pasa cuando no sienten nada? ¿Han perdido la salvación? Cuando dicen “El culto no me emociona, el Espíritu Santo no está aquí, ya no siento a Dios como antes, etc.”. Las emociones nunca están satisfechas, siempre quieren más. No confundamos, el Espíritu Santo te mueve a emociones, pero no todas las emociones son del Espíritu Santo. El Espíritu Santo te va a hablar por la Palabra de Dios, Él va a actuar a través de ella, pero no a través de las emociones.

Muchos decían “Señor, Señor”, pero Jesús les dijo, “nunca os conocí”.

3) Eran personas que hicieron muchos milagros y señales.

Fijaros en el v. 22, si lo sacáramos fuera del contexto, diríamos que está hablando de un apóstol o un verdadero creyente ¿verdad? “¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? ¿Cómo no vamos a ser salvos, si hemos hecho todas estas cosas, y además en tu nombre? ¡No nos engañemos, claro que puedes tener todo esto y no ser salvo al final! Las señales y los milagros no son muestra de que somos salvos.

Veamos algunos ejemplos de la Escritura: Los hechiceros de Egipto con Moisés también convirtieron el bastón en una serpiente (Éxodo 7:11-12). En la plaga de sangre, los hechiceros de faraón también convirtieron el agua en sangre (Éxodo 7:22). Judas, el traidor también fue con los doce predicando el evangelio y haciendo milagros y señales (Lucas 9:1,6). Cuando regresan los 70 que envió el Señor a predicar de dos en dos, se gozaron de que los demonios se les sujetaban, sin embargo Jesús les dijo que no se regocijaran por eso sino de que sus nombres están escritos en los cielos (Lucas 10:17-20).

Por lo tanto tu confianza, tu fe, tiene que estar basada no en los milagros y señales que pudieras hacer, sino en Cristo, que es nuestra roca.

Todas estas personas tenían buena doctrina, buenas emociones espirituales y hasta incluso hacían milagros, pero estos no entrarán en el reino de los cielos. Todo esto lo hacían por vanagloria de sí mismos.

No le digas al Señor, “Señor, Señor” y luego no le reconoces en tu vida ni en tus caminos. “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). Debemos guardar su Palabra (1º Juan 2:3-6).

Conclusión y aplicación

Visto lo visto, solo nos queda preguntarnos, entonces ¿quién entrará en el reino de los cielos? El versículo 21 nos lo dice: El que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Juan 6:37-40). La voluntad del Padre es que creamos en su Hijo, en su sacrificio en la cruz, no en doctrinas, emociones o milagros, sino en Él como nuestro único fundamento de nuestra salvación.

Las personas del pasaje que estamos estudiando mostraban piedad, eran muy religiosas, imaginando que eran salvos, aunque su corazón no estaba allí. No tienen vida, no tienen gracia, lo que dicen son palabras vacías que vienen de corazones vacíos. Profesan creer en Cristo y viven vidas de pecado y contradicción.

En 2º Corintios 13:5, Pablo nos exhorta a examinarnos a nosotros mismos, para ver si estamos en la fe. Por lo tanto yo te reto en esta tarde a que examines tu corazón, porque lo que está en juego no es ni más ni menos que tu propia salvación o condenación, si irás al cielo o al infierno, si estarás dentro del reino o fuera. Lo único que te hace aceptable delante de Dios es una obediencia a su Palabra, que es el resultado de un arrepentimiento y fe genuina en Jesucristo.

En los versículos siguientes a nuestro pasaje, la única manera de saber qué casa tenía verdaderos cimientos, no es hasta que llega la tormenta. La tormenta manifiesta la verdad del corazón. Entonces sabremos quién es el sabio y el necio. Es como el trigo y la cizaña, solo se sabrá quién es quién en el tiempo de la cosecha, de la siega, y ese será el día del juicio. Allí se hará la separación. ¿Cuándo se enteraron estas personas tan religiosas que no entrarían en el reino de los cielos? El día del juicio, no antes (Mateo 25:32)

Se enorgullecen de su ortodoxia, pero no tienen amor por la Palabra ni por obedecerla. Si le llamas Señor, debes someterte a Él y obedecerle. Examina tu corazón con mucho cuidado.

Si eres un verdadero creyente, por los frutos se verá. Debe haber un amor por el Señor no solo de palabra sino de hechos. Debe haber santidad en tu vida y crecimiento. Solo entonces Dios podrá decirte:”Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34).

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Jeremías 14: 21

Por amor de tu nombre no nos deseches, ni deshonres tu glorioso trono; acuérdate, no invalides tu pacto con nosotros. Aun cuando le dijiste a tu siervo Jeremías que no intercediera por el pueblo (v.11) (7:16; 11:14), parece que é...

Jeremías 12: 2

Los plantaste, y echaron raíces; crecieron y dieron fruto; cercano estás tú en sus bocas, pero lejos de sus corazones. Sobre los muchos pecados que se acumularon sobre tu pueblo en el pasado y aun hoy también, está...

Jeremías 10: 24

Castígame, oh Yahveh, mas con juicio; no con tu furor, para que no me aniquiles. Quiero ser también en esto como tu siervo Jeremías. Quiero acercarme a ti, Padre, de esta forma, sin excusas, si tienes que castigarme hazlo. No p...

Jeremías 9: 23 – 24

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, qu...

Jeremías 8: 4 – 5

Les dirás, asimismo: Así ha dicho Yahveh: el que cae, ¿no se levantará? El que se desvía, ¿no vuelve al camino? ¿Por qué es este pueblo de Jerusalén rebelde con rebeldía perpe...

Jeremías 4: 19

Lava tu corazón de maldad, oh Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta cuándo permitirás en medio de ti los pensamientos de iniquidad? Ha habido veces que yo también, como tu profeta, he sentido dolor y pena ...

Jeremías 2: 13

Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Estos dos males que se dieron en tu pueblo en la época de Jeremías, son dos acu...

Jeremías 1: 7 – 8

Y me dijo Yahveh: No digas: soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Yahveh. ¡Qué sorpr...

Isaías 60: 10

Y extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; porque en mi ira te castigué, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia. Otra vez me traes juntas tu ira y tu misericordia, Padre. Esto me muestra cu&...

Isaías 57: 20 – 21

Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo. No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos. Qué terribles noticias me recuerdas en este día. Y qué ur...

Isaías 55: 11

Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. Comparas tu palabra a la lluvia y a la nieve (v...

Isaías 53: 6

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Yahveh cargó en él el pecado de todos nosotros. Con toda razón se dice que en este capítulo de tu siervo Isaías es donde es...

Isaías 51: 1

Oídme, los que seguís la justicia, los que buscáis a Yahveh. Mirad a la piedra de donde fuisteis cortados, y al hueco de la cantera de donde fuisteis arrancados. Aun cuando tu palabra me dice que debo mirar hacia adelante porque...

Isaías 49: 16

He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros. Son muchas y hermosas las imágenes que usas en tu palabra para expresar tu afecto por tu pueblo. Aquí mismo, por eje...

Isaías 48: 9

Por amor de mi nombre diferirá mi ira, y para alabanza mía la reprimiré para no destruirte. Tu palabra no me permite pensar que haya oposición entre tus atributos, Dios mío, pero reconozco que a veces tus palabras ...

Isaías 46: 9

Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí. Han sido ya varias veces en las lecturas de este libro que me has dicho, Dios mío, que solo tú eres Dio...

Isaías 44: 22

Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí. Cuando me mostraste tu ley y la grabaste con punzón en mi corazón, me enseñaste que mi pecado no deber&...

Isaías 42: 8

Yo Yahveh; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. Quizá nunca llegue a estar seguro de cómo pronunciar tu nombre YHWH, ¿Jehová, Yavé, Jawe? Aun así, estas lí...

Isaías 40: 29

¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Yahveh, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. Siendo tú como eres, Dios mí...

Isaías 38: 17

He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, más a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados. Me gusta esta expresión que traes delante de mí en ...

Isaías 37: 20

Ahora pues, Yahveh Dios nuestro, líbranos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que sólo tú eres Yahveh. La oración del rey Ezequías (v.15-20) me hace pensar otra vez en tu manera de obrar, Di...

Isaías 35: 2b – 4

Ellos verán la gloria de Yahveh, la hermosura del Dios nuestro. Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene c...

Isaías 29: 8

Y les sucederá como el que tiene hambre y sueña, y le parece que come, pero cuando despierta, su estómago está vacío; o como el que tiene sed y sueña, y le parece que bebe, pero cuando despierta, se halla can...

Isaías 28: 15

Por cuanto habéis dicho: Pacto tenemos hecho con la muerte, e hicimos convenio con el Seol; cuando pase el turbión del azote, no llegará a nosotros, porque hemos puesto nuestro refugio en la mentira, y en la falsedad nos esconder...

Isaías 26: 9

Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia. Tengo que confesar, Se&nti...

Isaías 25: 1, 9

Yahveh, tú eres mi Dios; te exaltaré, alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas; tus consejos antiguos son verdad y firmeza. Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos es...

Isaías 17: 7

En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel. Qué hermosa y esperanzadora promesa es esta. Aunque ya hoy tengo tanta información en tu palabra, aún me admira. ¡...

Isaías 12: 5

Cantad salmos a Yahveh, porque ha hecho cosas magníficas; sea sabido esto por toda la tierra. Todo este pequeño capítulo es una invitación a cantarte Señor, y aunque se señala un día concreto (v.1), t...

Isaías 8: 12-13

No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. A Yahveh de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temo...

Isaías 5: 20

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Cuán grandes son los esfuerzos del pecador para esconder su pe...

Isaías 1: 18

Venid luego, dice Yahveh, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Te doy gracias, Padre, por esta invita...

Lucas 24: 27

Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decía. ¡Cómo me gustaría conocer mejor las Escrituras pa...

Lucas 23: 42

Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Tengo que empezar pensando para mí mismo antes de salir a la calle en esta mañana, que hay cosas con las que no me puedo identificar con este hombre clava...

Lucas 22: 62

Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente. ¡Cómo entiendo las lágrimas de Pedro! Me identifico con él, también para mi vergüenza y gozo. Vergüenza por mis fracasos, por negarte, Señor, tan...

Lucas 22: 15

Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! Aun hoy me siguen asombrando y maravillando estas palabras tuyas, Señor mío. En tu mente y en tu corazón estaban todos y cada uno de...

Lucas 21: 12-13

Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.  Y esto os ser&...

Lucas 20: 25

Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. ¿Por qué, Señor, aun siendo tan fácil de entender este principio a mí me cuesta tanto de aplicar? ¿Por qu&ea...

Cómo hacer frente a las tentaciones

¿Qué es la tentación?Es una instigación o estímulo que induce el deseo de algo. Es el impulso de hacer o tomar algo atrayente pero que puede resultar inconveniente. ¿Puede Dios tentar?El problema es que la p...

Lucas 19: 10

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Quiero volver a darte gracias en este día por estas palabras en las que me identifico y que tantas veces al venir a mi memoria me han sido de gozo. Gracias S...

Lucas 18: 27

Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Qué bendita y consoladora verdad es esta y cuán hermosos los labios que las pronunciaron. Me son como música sanadora cuando suenan en mi memoria en...

Lucas 17: 3

Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Señor, ayúdame a recordar y tener en cuenta siempre este mandato en todas mis relaciones con mis hermanos en la fe, p...

Lucas 16: 13

Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. No, mi corazón no pued...

Lucas 15: 18

Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. ¡Qué hermosa esperanza me traen estas palabras Padre! Te pido que me ayudes a aplicármelo también a mí mis...

Lucas 14: 23

Dijo el señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. ¡Cuán grande es este amor tuyo por nosotros, Señor! O no tiene medida o yo no lo puedo calcular. S&e...

Lucas 14: 11

Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido. Quisiera pedirte en esta mañana, Señor, que me ayudaras a trabajar en mi carácter sobre este tema de la humildad. Me es f&a...

Lucas 13: 30

Y he aquí hay postreros que serán primeros, y primeros que serán postreros. ¡Qué futuro más terrible y a la misma vez más esperanzador que ofreces con estas palabras! Tomándolas para mí...

Lucas 12: 20 – 21

Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. Estoy seguro, Padre, de mi salvación...

Lucas 12: 1

En esto, juntándose por millares la multitud, tanto que unos a otros se atropellaban, comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Gracias Padre por esta a...

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo