• 1

Mateo 7 21 1000x400(Mateo 7:21-23)

Introducción

He escogido este pasaje porque quiero que nos examinemos cada una a la luz de lo que dice. Son unos versículos muy solemnes y que incluso asustan ¡Habrá mucha gente que piensan estar en el cielo y que se quedarán fuera! “Muchos” v.22.

Hace varias semanas, una persona de la iglesia después de oír la predicación, me comentó que quizás ella no era una verdadera creyente. Y yo enseguida le dije que sí, que claro que sí era. Lleva muchos años en la iglesia, es bautizada, muy fiel etc. Pero creo que mi primera reacción fue muy precipitada, y recapacitando, cambié de dirección y en vez de asegurarle de que sí que era una verdadera creyente, le presenté de nuevo el evangelio y la confronté con lo que implica ser un verdadero creyente.

Esto puede ser un peligro, tener una falsa seguridad de tu propia salvación. Fijaros el contexto de estos pocos versículos. Los versículos anteriores hablan de entrar por la puerta estrecha y que son pocos los que la hallan. También nos alerta de los falsos profetas, que tienen apariencia de cristianos y santos, pero son lobos y por sus frutos se conocerán. Los versículos siguientes de nuestro pasaje nos describen a dos hombres que construyeron su casa, o sea, su vida, sobre diferentes fundamentos, la roca y la arena. Aparentemente son iguales, quizás construyeron con los mismos materiales las casas, pero sus cimientos eran totalmente diferentes.

Por lo tanto, muchos llamados cristianos, que están con los cristianos verdaderos, que conviven con ellos, hablan como ellos, y tienen sus Biblias y las leen, van a la iglesia, y todos parecen igual, pero muchos, no entrarán en el reino de los cielos.

Quiero que no vivamos engañados y que analicemos dónde está basada nuestra casa, si en verdad estoy construyendo sobre la roca. Apliquemos estos versículos a nuestra propia vida. Las personas a las que se dirige nuestro Señor, no eran ateos, o personas que abiertamente no querían saber nada de Dios, ni de su reino. Al contrario, eran personas que aparentemente creían en Dios, confiaban en Él. Habían crecido con el trigo, parecían trigo, pero en realidad eran cizaña, “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Vamos a ver varias características de estas personas:

1) Eran personas que tenían una buena doctrina.

Hay muchas personas que tienen un conocimiento de la Palabra muy grande. Tienen una fe muy ortodoxa, v.21. Saben quién es Dios y su Hijo Jesús. Creen que Jesús es el salvador del mundo, pero ellos mismos no son salvos. ¿Cómo puede ser esto? (Santiago 2:19) “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Los demonios conocen la Biblia mejor que tú, creen más que tú, pero tiemblan, no son salvos.

Otro ejemplo lo tenemos con el endemoniado gadareno (Marcos 5:7). El endemoniado reconocía que Jesús era el Hijo del Dios Altísimo, ¡cuánta doctrina, que buena teología!, pero la teología y el conocimiento no te salva. No estoy diciendo que la teología y el conocimiento sean malos, al contrario, deberíamos estudiar más teología y doctrina, pero eso no te llevará al cielo. Lo que te salva no es saber de Dios o de Jesús sino conocerle, o mejor dicho que seas conocido por Dios (Mateo 7:23) “Nunca os conocí”.

2) Eran personas que tenían muchas emociones espirituales.

Estas personas religiosas se emocionaban y se llenaba su boca con el nombre del Señor. Mirad que le llaman dos veces “Señor, Señor” v. 21-22. Hay algunos ejemplos en la Biblia cuando Dios mismo llama a personas mencionando su nombre dos veces. Cuando Abraham va a sacrificar a su hijo Isaac (Génesis 23:11), Moisés en la zarza (Éxodo 3:4), cuando Jesús habla con Marta (Lucas 10:41) porque está muy afanada, y el ejemplo supremo está en la cruz, cuando Jesús mismo llama a su Padre (Mateo 27:46) “Elí, Elí, Dios mío, Dios mío”. Todos estos ejemplos nos hablan de tener una relación con Dios muy íntima, estrecha. Tuvieron experiencias y emociones con Dios muy importantes, que jamás olvidarían.

Los sentimientos son muy importantes, debemos sentir la vida cristiana. Pero no debemos basar nuestra fe y relación con Dios en los sentimientos y emociones, sino en Cristo. Pensar que allá donde hay muchos sentimientos, no quiere decir que allí está el Espíritu Santo. Por ejemplo, si vamos a un concierto de música, las emociones y los sentimientos están a tope, afloran al máximo, pero eso no quiere decir que allí está el Espíritu Santo.

Las personas que basan su fe como estas, en sus emociones, ¿qué pasa cuando no sienten nada? ¿Han perdido la salvación? Cuando dicen “El culto no me emociona, el Espíritu Santo no está aquí, ya no siento a Dios como antes, etc.”. Las emociones nunca están satisfechas, siempre quieren más. No confundamos, el Espíritu Santo te mueve a emociones, pero no todas las emociones son del Espíritu Santo. El Espíritu Santo te va a hablar por la Palabra de Dios, Él va a actuar a través de ella, pero no a través de las emociones.

Muchos decían “Señor, Señor”, pero Jesús les dijo, “nunca os conocí”.

3) Eran personas que hicieron muchos milagros y señales.

Fijaros en el v. 22, si lo sacáramos fuera del contexto, diríamos que está hablando de un apóstol o un verdadero creyente ¿verdad? “¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? ¿Cómo no vamos a ser salvos, si hemos hecho todas estas cosas, y además en tu nombre? ¡No nos engañemos, claro que puedes tener todo esto y no ser salvo al final! Las señales y los milagros no son muestra de que somos salvos.

Veamos algunos ejemplos de la Escritura: Los hechiceros de Egipto con Moisés también convirtieron el bastón en una serpiente (Éxodo 7:11-12). En la plaga de sangre, los hechiceros de faraón también convirtieron el agua en sangre (Éxodo 7:22). Judas, el traidor también fue con los doce predicando el evangelio y haciendo milagros y señales (Lucas 9:1,6). Cuando regresan los 70 que envió el Señor a predicar de dos en dos, se gozaron de que los demonios se les sujetaban, sin embargo Jesús les dijo que no se regocijaran por eso sino de que sus nombres están escritos en los cielos (Lucas 10:17-20).

Por lo tanto tu confianza, tu fe, tiene que estar basada no en los milagros y señales que pudieras hacer, sino en Cristo, que es nuestra roca.

Todas estas personas tenían buena doctrina, buenas emociones espirituales y hasta incluso hacían milagros, pero estos no entrarán en el reino de los cielos. Todo esto lo hacían por vanagloria de sí mismos.

No le digas al Señor, “Señor, Señor” y luego no le reconoces en tu vida ni en tus caminos. “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). Debemos guardar su Palabra (1º Juan 2:3-6).

Conclusión y aplicación

Visto lo visto, solo nos queda preguntarnos, entonces ¿quién entrará en el reino de los cielos? El versículo 21 nos lo dice: El que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Juan 6:37-40). La voluntad del Padre es que creamos en su Hijo, en su sacrificio en la cruz, no en doctrinas, emociones o milagros, sino en Él como nuestro único fundamento de nuestra salvación.

Las personas del pasaje que estamos estudiando mostraban piedad, eran muy religiosas, imaginando que eran salvos, aunque su corazón no estaba allí. No tienen vida, no tienen gracia, lo que dicen son palabras vacías que vienen de corazones vacíos. Profesan creer en Cristo y viven vidas de pecado y contradicción.

En 2º Corintios 13:5, Pablo nos exhorta a examinarnos a nosotros mismos, para ver si estamos en la fe. Por lo tanto yo te reto en esta tarde a que examines tu corazón, porque lo que está en juego no es ni más ni menos que tu propia salvación o condenación, si irás al cielo o al infierno, si estarás dentro del reino o fuera. Lo único que te hace aceptable delante de Dios es una obediencia a su Palabra, que es el resultado de un arrepentimiento y fe genuina en Jesucristo.

En los versículos siguientes a nuestro pasaje, la única manera de saber qué casa tenía verdaderos cimientos, no es hasta que llega la tormenta. La tormenta manifiesta la verdad del corazón. Entonces sabremos quién es el sabio y el necio. Es como el trigo y la cizaña, solo se sabrá quién es quién en el tiempo de la cosecha, de la siega, y ese será el día del juicio. Allí se hará la separación. ¿Cuándo se enteraron estas personas tan religiosas que no entrarían en el reino de los cielos? El día del juicio, no antes (Mateo 25:32)

Se enorgullecen de su ortodoxia, pero no tienen amor por la Palabra ni por obedecerla. Si le llamas Señor, debes someterte a Él y obedecerle. Examina tu corazón con mucho cuidado.

Si eres un verdadero creyente, por los frutos se verá. Debe haber un amor por el Señor no solo de palabra sino de hechos. Debe haber santidad en tu vida y crecimiento. Solo entonces Dios podrá decirte:”Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34).

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Juan 4: 15 – 16

La mujer le dijo: Señor dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. Señor, yo, como aquella mujer, tengo necesidad de esa agua viva (v.10)...

Juan 3: 30

Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe. Dios mío, quiero hacer mías estas palabras de Juan, pero me doy cuenta de cuán fácil pueden salir de mis labios como una promesa y luego al ver el coste me relaj...

Juan 3: 14 – 15

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado. Señor, puedo imaginar aquel episodio que recuerdas aquí de Israel en el desierto (Num.21:5-9). El pueblo s...

Juan 2: 5

Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Me llama la atención que mientras los demás evangelios sí citen a María por nombre, Juan, que la tenía a su cargo por mandato directo tuyo (19:26...

Juan 1: 48

Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Casi cada día, como en esta mañana, comienzo mi jornada como quiz&a...

Cursos Campus 415 y C222

CURSO DE FORMACIÓN TEOLÓGICA «CAMPUS415»De la mano de 9Marks —9Marcas— sale a la luz un nuevo curso sobre teología básica centrada en el evangelio, y cuyo nombre es «Campus415». El objet...

Dia de la Reforma 2018

Somos parte de una gloriosa historia. Se nos ha transmitido un mensaje. Tenemos una gran tarea. ¡Adelante entonces! En este 2018 se cumplen 501 años de uno de los acontecimientos más esperanzadores para la humanidad: La Refo...

PXE 2018

Cuando en el año 2016 asistí a la primera conferencia nacional de «Pasión por el Evangelio», nunca me imaginé que el grosor de la misma hubiere de ser tan abultado. Yo pensé que, a lo sumo, la masa prese...

Juan 1: 1

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Tengo que reconocer, Padre, que me cuesta profundizar en estas líneas, dejando a un lado toda la polémica que levantan algunos. He usado estas palabras para r...

Malaquías 3: 6

Porque yo Yahveh no cambio; por eso, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. En esta mañana tu palabra me hace meditar en este atributo tuyo que es la inmutabilidad. Tengo que reconocer que no he dedicado mucho tiempo a entender l...

Malaquías 2: 15

¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de ...

Zacarías 8: 16

Estas son las cosas que habéis de hacer: Hablad verdad cada cual con su prójimo, juzgad según la verdad y lo conducente a la paz en vuestras puertas. Juzgar y amar la verdad y la paz (v.19). Resulta fácil este mandato qu...

Zacarías 7: 5b, 6

Cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿habéis ayunado para mí? Y cuando coméis y bebéis, ¿no coméis y bebéis para vosotros mismos...

Zacarías 4: 9

Las manos de Zorobabel echarán el cimiento de esta casa, y sus manos la acabarán; y conocerás que Yahveh de los ejércitos me envió a vosotros. El ángel habla a Zacarías por medio de la visión d...

Zacarías 2: 5,8

Yo seré para ella, dice Yahveh, muro de fuego en derredor, y para gloria estaré en medio de ella. Porque así ha dicho Yahveh de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaro...

Hageo 1: 4

¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Debo de aplicarme para mí mismo esta advertencia que hace aquí Hageo al remanente del pueblo de Dios cuando vol...

Sofonías 3: 17

Yahveh está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. Al volver a leer estas líneas en esta maña...

Sofonías 2: 3

Buscad a Yahveh todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizá seréis guardados en el día del enojo de Yahveh. Dios mío, tú has establecido un d&i...

Habacuc 2: 20

Mas Yahveh está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra. Me ha resultado curioso leer para mí mismo estas líneas que me exhortan a callar, cuando lo que estoy haciendo es hablarte. Enseguida me doy cuenta q...

Habacuc 1: 4

Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia. Padre, permíteme que confiese que a veces vea las cosas de la misma forma que Habacuc ...

Nahum 3: 19

No hay medicina para tu quebradura; tu herida es incurable; todos los que oigan tu fama batirán las manos sobre ti, porque ¿sobre quién no pasó continuamente tu maldad? ¡Qué terrible me resulta leer estas pal...

Nahum 1: 7

Yahveh es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían. ¡Qué alivio me produce encontrarme en esta hora con este versículo! Sobre todo cuando empiezas este libro poniendo en lab...

Miqueas 7: 18 – 20

¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros, sepultar&aacut...

Miqueas 6: 8

Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Yahveh de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. Una vez más, Padre, me recuerdas lo fácil que es alegrarte y servirte. Mi r...

Miqueas 4: 5

Aunque todos los pueblos anden cada uno en nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Yahveh nuestro Dios eternamente y para siempre. Solo tú eres Dios y no hay otro fuera de ti (Is.44:8; 45:21s). Pero la ceguera del ser ...

Miqueas 2: 11

Si alguno andando con espíritu de falsedad mintiere diciendo: Yo te profetizaré de vino y sidra; este tal será el profeta de este pueblo. Tu palabra me recuerda en esta mañana que es posible pensar que hablamos en tu nom...

Jonás 4: 2

Y oró a Yahveh y dijo: Ahora, oh Yahveh, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojart...

Jonás 1: 12

Él les respondió: Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará; porque yo sé que por mi causa ha venido esta gran tempestad sobre vosotros. Jonás huía de ti, Dios mío, porque no quería cu...

Abdías 1: 4

Si remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Yahveh. La otra noche fue muy clara y sin luces que oscurecieran tu cielo, por lo que pude ver la gran cantidad de estrellas. Un...

Amós 8: 11-12

He aquí vienen días, dice Yahveh el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yahveh. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta...

Amós 5: 23

Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Reconozco que no soy dado a la música, pues mi oído es pésimo y mi voz también, pero cuando te canto y alabo me s...

Amós 3:3

¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? Entiendo, Señor, que estas palabras dirigidas a Israel también pueden y deben ser aplicadas a mí. ¡Caminar tú y yo juntos! Qué inmenso privileg...

Joel 2: 13

Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Yahveh vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. ¿Rasgar el corazón? ¿...

Oseas 13: 14

De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista. ¡Qué hermosa promesa y e...

Oseas 13: 2

Y ahora añadieron a su pecado, y de su plata se han hecho según su entendimiento imágenes de fundición, ídolos, toda obra de artífices, acerca de los cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los b...

Oseas 11: 7 – 8

Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me quiere enaltecer.  ¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entre...

Oseas 6: 6

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. ¡Qué claro lo dice tu palabra! ¡Qué fácil es conocerte con ella, al menos en lo que has querido revelarte!. Sé q...

Oseas 6: 4

¿Qué haré a ti, Efraín? ¿Qué haré a ti, oh Judá? La piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece. Dios mío, anuncias castigo ...

Oseas 2: 19 – 20

Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Yahveh. Padre, permíteme que hoy no entre en el tema...

Daniel 12: 2

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Mirando hacia atrás en esta hora, me doy cuenta de que no me has hecho experimentar...

Daniel 9: 13

Conforme está escrito en la ley de Moisés todo este mal vino sobre nosotros, y no hemos implorado el favor de Yahveh nuestro Dios, para convertirnos de nuestras maldades y entender tu verdad. Cuán ciegos podemos llegar a ser, in...

Daniel 6: 10

Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, com...

Daniel 4: 16

Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos. El testimonio de Nabucodonosor sobre esta parte de su vida es tremendamente aleccionador, de cómo obras tú, Padre...

Daniel 2: 30

Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu cor...

Ezequiel 43: 2

Y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria. Me imagino el mundo donde vivo como un desierto. Sé que en la r...

Ezequiel 36: 26

Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Entiendo, Padre, que estas promesas que trae E...

Ezequiel 33: 9

Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida. Por segunda vez me ofreces esta imagen del atalaya...

¿¡Rendirás cuentas!? (Charla - colo…

Como cada septiembre volvemos a reanudar nuestra reunión de mujeres. Esta primera reunión la abrimos a los hombres y a cualquier persona que desee venir. Tendremos una charla-coloquio a cargo del pastor Luis Cano. Seas quien seas est&...

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo