• 1

Mateo 7 21 1000x400(Mateo 7:21-23)

Introducción

He escogido este pasaje porque quiero que nos examinemos cada una a la luz de lo que dice. Son unos versículos muy solemnes y que incluso asustan ¡Habrá mucha gente que piensan estar en el cielo y que se quedarán fuera! “Muchos” v.22.

Hace varias semanas, una persona de la iglesia después de oír la predicación, me comentó que quizás ella no era una verdadera creyente. Y yo enseguida le dije que sí, que claro que sí era. Lleva muchos años en la iglesia, es bautizada, muy fiel etc. Pero creo que mi primera reacción fue muy precipitada, y recapacitando, cambié de dirección y en vez de asegurarle de que sí que era una verdadera creyente, le presenté de nuevo el evangelio y la confronté con lo que implica ser un verdadero creyente.

Esto puede ser un peligro, tener una falsa seguridad de tu propia salvación. Fijaros el contexto de estos pocos versículos. Los versículos anteriores hablan de entrar por la puerta estrecha y que son pocos los que la hallan. También nos alerta de los falsos profetas, que tienen apariencia de cristianos y santos, pero son lobos y por sus frutos se conocerán. Los versículos siguientes de nuestro pasaje nos describen a dos hombres que construyeron su casa, o sea, su vida, sobre diferentes fundamentos, la roca y la arena. Aparentemente son iguales, quizás construyeron con los mismos materiales las casas, pero sus cimientos eran totalmente diferentes.

Por lo tanto, muchos llamados cristianos, que están con los cristianos verdaderos, que conviven con ellos, hablan como ellos, y tienen sus Biblias y las leen, van a la iglesia, y todos parecen igual, pero muchos, no entrarán en el reino de los cielos.

Quiero que no vivamos engañados y que analicemos dónde está basada nuestra casa, si en verdad estoy construyendo sobre la roca. Apliquemos estos versículos a nuestra propia vida. Las personas a las que se dirige nuestro Señor, no eran ateos, o personas que abiertamente no querían saber nada de Dios, ni de su reino. Al contrario, eran personas que aparentemente creían en Dios, confiaban en Él. Habían crecido con el trigo, parecían trigo, pero en realidad eran cizaña, “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Vamos a ver varias características de estas personas:

1) Eran personas que tenían una buena doctrina.

Hay muchas personas que tienen un conocimiento de la Palabra muy grande. Tienen una fe muy ortodoxa, v.21. Saben quién es Dios y su Hijo Jesús. Creen que Jesús es el salvador del mundo, pero ellos mismos no son salvos. ¿Cómo puede ser esto? (Santiago 2:19) “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Los demonios conocen la Biblia mejor que tú, creen más que tú, pero tiemblan, no son salvos.

Otro ejemplo lo tenemos con el endemoniado gadareno (Marcos 5:7). El endemoniado reconocía que Jesús era el Hijo del Dios Altísimo, ¡cuánta doctrina, que buena teología!, pero la teología y el conocimiento no te salva. No estoy diciendo que la teología y el conocimiento sean malos, al contrario, deberíamos estudiar más teología y doctrina, pero eso no te llevará al cielo. Lo que te salva no es saber de Dios o de Jesús sino conocerle, o mejor dicho que seas conocido por Dios (Mateo 7:23) “Nunca os conocí”.

2) Eran personas que tenían muchas emociones espirituales.

Estas personas religiosas se emocionaban y se llenaba su boca con el nombre del Señor. Mirad que le llaman dos veces “Señor, Señor” v. 21-22. Hay algunos ejemplos en la Biblia cuando Dios mismo llama a personas mencionando su nombre dos veces. Cuando Abraham va a sacrificar a su hijo Isaac (Génesis 23:11), Moisés en la zarza (Éxodo 3:4), cuando Jesús habla con Marta (Lucas 10:41) porque está muy afanada, y el ejemplo supremo está en la cruz, cuando Jesús mismo llama a su Padre (Mateo 27:46) “Elí, Elí, Dios mío, Dios mío”. Todos estos ejemplos nos hablan de tener una relación con Dios muy íntima, estrecha. Tuvieron experiencias y emociones con Dios muy importantes, que jamás olvidarían.

Los sentimientos son muy importantes, debemos sentir la vida cristiana. Pero no debemos basar nuestra fe y relación con Dios en los sentimientos y emociones, sino en Cristo. Pensar que allá donde hay muchos sentimientos, no quiere decir que allí está el Espíritu Santo. Por ejemplo, si vamos a un concierto de música, las emociones y los sentimientos están a tope, afloran al máximo, pero eso no quiere decir que allí está el Espíritu Santo.

Las personas que basan su fe como estas, en sus emociones, ¿qué pasa cuando no sienten nada? ¿Han perdido la salvación? Cuando dicen “El culto no me emociona, el Espíritu Santo no está aquí, ya no siento a Dios como antes, etc.”. Las emociones nunca están satisfechas, siempre quieren más. No confundamos, el Espíritu Santo te mueve a emociones, pero no todas las emociones son del Espíritu Santo. El Espíritu Santo te va a hablar por la Palabra de Dios, Él va a actuar a través de ella, pero no a través de las emociones.

Muchos decían “Señor, Señor”, pero Jesús les dijo, “nunca os conocí”.

3) Eran personas que hicieron muchos milagros y señales.

Fijaros en el v. 22, si lo sacáramos fuera del contexto, diríamos que está hablando de un apóstol o un verdadero creyente ¿verdad? “¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? ¿Cómo no vamos a ser salvos, si hemos hecho todas estas cosas, y además en tu nombre? ¡No nos engañemos, claro que puedes tener todo esto y no ser salvo al final! Las señales y los milagros no son muestra de que somos salvos.

Veamos algunos ejemplos de la Escritura: Los hechiceros de Egipto con Moisés también convirtieron el bastón en una serpiente (Éxodo 7:11-12). En la plaga de sangre, los hechiceros de faraón también convirtieron el agua en sangre (Éxodo 7:22). Judas, el traidor también fue con los doce predicando el evangelio y haciendo milagros y señales (Lucas 9:1,6). Cuando regresan los 70 que envió el Señor a predicar de dos en dos, se gozaron de que los demonios se les sujetaban, sin embargo Jesús les dijo que no se regocijaran por eso sino de que sus nombres están escritos en los cielos (Lucas 10:17-20).

Por lo tanto tu confianza, tu fe, tiene que estar basada no en los milagros y señales que pudieras hacer, sino en Cristo, que es nuestra roca.

Todas estas personas tenían buena doctrina, buenas emociones espirituales y hasta incluso hacían milagros, pero estos no entrarán en el reino de los cielos. Todo esto lo hacían por vanagloria de sí mismos.

No le digas al Señor, “Señor, Señor” y luego no le reconoces en tu vida ni en tus caminos. “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). Debemos guardar su Palabra (1º Juan 2:3-6).

Conclusión y aplicación

Visto lo visto, solo nos queda preguntarnos, entonces ¿quién entrará en el reino de los cielos? El versículo 21 nos lo dice: El que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Juan 6:37-40). La voluntad del Padre es que creamos en su Hijo, en su sacrificio en la cruz, no en doctrinas, emociones o milagros, sino en Él como nuestro único fundamento de nuestra salvación.

Las personas del pasaje que estamos estudiando mostraban piedad, eran muy religiosas, imaginando que eran salvos, aunque su corazón no estaba allí. No tienen vida, no tienen gracia, lo que dicen son palabras vacías que vienen de corazones vacíos. Profesan creer en Cristo y viven vidas de pecado y contradicción.

En 2º Corintios 13:5, Pablo nos exhorta a examinarnos a nosotros mismos, para ver si estamos en la fe. Por lo tanto yo te reto en esta tarde a que examines tu corazón, porque lo que está en juego no es ni más ni menos que tu propia salvación o condenación, si irás al cielo o al infierno, si estarás dentro del reino o fuera. Lo único que te hace aceptable delante de Dios es una obediencia a su Palabra, que es el resultado de un arrepentimiento y fe genuina en Jesucristo.

En los versículos siguientes a nuestro pasaje, la única manera de saber qué casa tenía verdaderos cimientos, no es hasta que llega la tormenta. La tormenta manifiesta la verdad del corazón. Entonces sabremos quién es el sabio y el necio. Es como el trigo y la cizaña, solo se sabrá quién es quién en el tiempo de la cosecha, de la siega, y ese será el día del juicio. Allí se hará la separación. ¿Cuándo se enteraron estas personas tan religiosas que no entrarían en el reino de los cielos? El día del juicio, no antes (Mateo 25:32)

Se enorgullecen de su ortodoxia, pero no tienen amor por la Palabra ni por obedecerla. Si le llamas Señor, debes someterte a Él y obedecerle. Examina tu corazón con mucho cuidado.

Si eres un verdadero creyente, por los frutos se verá. Debe haber un amor por el Señor no solo de palabra sino de hechos. Debe haber santidad en tu vida y crecimiento. Solo entonces Dios podrá decirte:”Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34).

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Sello conmemorativo

Con carácter nacional y en conmemoración del V centenario de la Reforma Protestante y los 450 años de la publicación de la Biblia del Oso, Correos ha lanzado un sello homenaje a dichos eventos, lo que ha supuesto un recono...

¡Gracias!

Hoy, y tras un año de nuestra publicación «Comida para llevar», hacemos un paréntesis de forma indefinida —no definitiva—, para dar paso a otras publicaciones que saldrán a la luz en breve y de las ...

2 Crónicas 36: 21

Para que se cumpliese la palabra de Yahveh por la boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo gozado de reposo; porque todo el tiempo de su asolamiento reposó, hasta que los setenta años fueron cumplidos. Al final se cumpli&oacut...

1 Reyes 11: 4

Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Yahveh su Dios, como el corazón de su padre David. ¡Cómo me sorprenden y me duelen estas p...

1 Samuel 28: 6

Y consultó Saúl a Yahveh; pero Yahveh no le respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas. Tuvo que ser terrible para Saúl consultar a Dios, como en otras ocasiones (1 Sam.10:10; 14:41) y no tener respuesta...

Jueces 14: 4

Mas su padre y su madre no sabían que esto venía de Yahveh, porque él buscaba ocasión contra los filisteos; pues en aquel tiempo los filisteos dominaban sobre Israel. Toda la historia de Sansón me crea sorpresa y m...

Jueces 8: 23

Mas Gedeón respondió: No seré señor sobre vosotros, ni mi hijo os señoreará: Yahveh señoreará sobre vosotros. En toda esta historia de Gedeón y de la liberación de Israel del domi...

Josué 9: 14

Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a Yahveh. En plena conquista de la tierra que tú, Señor, diste a tu pueblo, se acercó un astuto grupo de Gabaón, que viendo y temiendo el poder...

Deuteronomio 24: 19

Cuando siegues tu mies de tu campo, y olvides alguna gavilla en el campo, no volverás para recogerla; será para el extranjero, para el huérfano y para la viuda; para que te bendiga Yahveh tu Dios en toda obra de tus manos. Cuand...

Deuteronomio 18: 21 – 22

Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Yahveh no ha hablado?; Si el profeta hablare en nombre de Yahveh, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Yahveh no ha hablado; con presunci&...

Números 12: 3

Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra. Tu siervo Moisés debe ser recordado e imitado en muchas cosas. Transmisor de tu ley, liberador de tu pueblo de la esclavitud...

Éxodo 9: 20 – 21

De los siervos de Faraón, el que tuvo temor de la palabra de Yahveh hizo huir sus criados y su ganado a casa. Era la séptima plaga que enviabas a Egipto para obligar a Faraón a liberar a tu pueblo. Todos pudieron ver que tu pode...

Génesis 47: 9

Y Jacob respondió a Faraón: Los días de los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los días de los años de mi vida, y no han llegado a los días de los a&...

Génesis 39: 9

No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? José siempre fue un ejemplo de fe y...

Génesis 15: 1

Después de estas cosas vino la palabra de Yahveh a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Dios mío, me resultan refrescantes y de ánimo estas pa...

Salmos 143:2

Y no entres en juicio con tu siervo;  Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano. Es extraña la petición de David y a la vez es una realidad clara en mí también. Pide que respondas a ...

Salmos 139: 4

Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Yahveh, tú la sabes toda. Nunca podría llegar a conocerte; por mucho que me esfuerce no podría comprender tu forma de obrar. Sí, sé ...

Salmos 133:1

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es  Habitar los hermanos juntos en armonía! Este ¡Mirad! de David, tu siervo ¿Es algo que él veía como un hecho o era un principio deseable que buscar...

Salmos 126: 5- 6

Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas. Padre, no sé con exactitud a qu&eac...

Salmos 119: 71

Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos. Tengo que comenzar confesándote, Señor, que no me gusta ser humillado, va en contra de mi naturaleza arrogante. No lo digo como podría hacerlo cualquier per...

Salmos 96: 8

Dad a Yahveh la honra debida a su nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. Este salmo inspirado por ti seguramente a tu siervo David (1 Cron. 16:8), es una invitación a todo el mundo (Sal. 96:1-13) a alabarte, a cantarte y cantar de...

Reunión de Alabanza y Adoración

Os informamos que el próximo día 24 noviembre tendremos una reunión especial en nuestro local (calle Santa Teresa, 7), que tratará sobre la Alabanza y la Adoración.  No será solo cantar, también d...

Salmos 86: 11 – 12

Enséñame, oh Yahveh, tu camino; Caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre. Te alabaré, oh Yahveh Dios mío, con todo mi corazón, Y glorificaré tu nombre p...

Salmos 55: 22

Echa sobre Yahveh tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo. Te doy gracias, Dios mío, por cada una de tus promesas y bendiciones, gracias por las que ya puedo disfrutar y por aquellas que...

Salmos 46: 10 – 11

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; Enaltecido seré en la tierra. Yahveh de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah. Me hacen bien estas pa...

Salmos 40: 8

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.  Aun cuando este salmo de David tiene referencias a tu Hijo, como enseñas en otros lugares (Heb.10:5), también me hace...

Salmos 13: 5 – 6

Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación. Cantaré a Yahveh, Porque me ha hecho bien. Aun cuando yo experimento algo muy parecido a lo que describe David, no llego a comprende...

Salmos 27: 13-14

Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Yahveh en la tierra de los vivientes. Aguarda a Yahveh; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Yahveh. ¿Qué me espera en el d&i...

1 Samuel 4: 22

Dijo, pues: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios. El arca representaba tu gloria, Dios mío, y al ser tomada por los filisteos, enemigos paganos de tu pueblo, es como si tu gloria hubiera sido secuestrada. N...

Éxodo 32: 1

Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de ...

Juan 21: 17

Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jes&u...

Juan 20: 30 – 31

Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo ...

Juan 20: 21

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. ¡Qué significativas son estas palabras justo después del acontecimiento más extraordinar...

Juan 19: 30

Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. ¡Consumado es! ¡Gracias Padre por hacer que esto fuera así! ¡Gracias Señor por ofrece...

Juan 18: 37

Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye m...

Inolvidable F. de Enzinas

En estas fechas se cumplen quinientos años del nacimiento en Burgos del reformador español Francisco de Enzinas. Creo que es de justicia recordarle. De por sí, objetivamente hablando, es una figura valiosísima para la Refo...

Juan 17: 15

No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. Podría seguir por muchos días meditando y gozándome en esta oración de tu Hijo a ti, Padre, pero no quiero dar la impresión de que margino el resto d...

Juan 17: 1

Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; Señor, esta oración tuya, es de los pasajes más sor...

Juan 16: 20

De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. ¡Ay Señor!, así es como d...

Juan 15: 17

Esto os mando: Que os améis unos a otros. Qué mandamiento más preciso y qué difícil de ignorar, pues se encuentra en todas partes de la Escritura, como ley (Lev.19:18) (Mt.22:39), como principio de vida (1 Jn.2:8-1...

Juan 15: 5

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Esta imagen que me dejas hoy, me hace recordar mi tiempo de vendim...

Juan 14: 27

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Hay muchas clases de paz, como hay muchas clases de guerras, y a la vez hay diferentes maneras de alcanzar o imitar esa paz. T&ua...

Juan 14: 1

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. Según leo, Señor, hiciste una afirmación que preocupó a tus discípulos (Jn. 13:38); la posibilidad de negarte. Yo, no pu...

Juan 13: 17

Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis. Saber y hacer, ser oidor y hacedor. Son muchas las veces que aparece esta idea en tu palabra, ya sea en mandato preciso, en principio general o con un ejemplo. Debe ser t...

Juan 12: 40

Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón,  Y se conviertan y yo los sane. Hoy una vez más me encontraré con multitud de ciegos...

Juan 12: 25

El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Señor, me temo que estas palabras me afectan a mí, que a pesar de todo lo que has hecho en mi vida y de todo lo que me...

Juan 11: 26

Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente, ¿Crees esto? Hay una ley natural: que todo lo que nace muere. No debería de asustarnos por lo común que es, pero lo hace. La muerte está en el hori...

Juan 10: 27 – 28

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Te doy gracias Padre, por esta relación que me has permitido tener con tu Hij...

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo