• 1

Éxodo 32: 11 – 13

Exo 32Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo.

Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre.

Dios mío, te pido en esta hora que me des a mí ese mismo espíritu de intercesión que tenía Moisés por tu pueblo en su pecado.

Me asombra toda la situación tal como se describe en tu libro. El pecado de idolatría de Israel (v.7-8) es horrible ante tus ojos, muestra la corrupción del pueblo justo cuando tú les estabas dando la ley del pacto o testimonio (31:18) y parece como que pides permiso a Moisés, tu siervo, para ejercer tu justa ira (v.10), parece como que esperabas que él intercediera para tú mostrar tu misericordia (v.14)

¿Es posible pensar que también hoy tú estás esperando el clamor de tu pueblo en intercesión por el pecado que nos rodea para ejercer tu perdón y misericordia? ¿No podría ser que uno de los problemas de tu iglesia hoy no sea solo el pecado, sino la falta de oración en intercesión?

Perdóname, Señor, por no sentirme capaz de pedir como Moisés que perdones el pecado o me borres de tu libro (32:32), pero al menos sí ayúdame a pedir más por mis hermanos, por tu pueblo.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s